Alopecia

por Denis Fortun

La muy loca colgó el teléfono repleta de satisfacción por la noticia de que iban a conversar. Fue hasta el espejo. Durante minutos pasó sus dedos con suavidad por mi dorada naturaleza córnea y cilíndrica, en lo que yo podía notar que tramaba algo definitivo. La muy loca, mordiéndose el labio inferior de manera lúbrica, se empieza a quitar la blusa muy suavemente. Imbécil, ahí estaba la muy loca, en medio de su deleite, pensando en ti, con esos senos firmes, perfectos, unas glándulas mamarias como no tuviste cerca en años, buscando las dos el cielo desde un pecho que sólo hace amarte. Luego de varios segundos mirándose, se dirigió al clóset para escoger un vestido capaz de acentuar sus delgadas, pero bien marcadas, curvas.

Cualquier arma para retenerte le parece pequeña, inservible, al considerar a su rival muy aventajado: esa Marinita, con la que estuviste desaparecido. Mi Yunisleydis sufre tu ausencia, y yo más con ella. Que en sólo diez días por tanto sufrimiento me caigo nada más ella me toque, y por culpa de tu ego desmedido, somos presa, ella y yo, de tu dicotomía Yuni-Marinita. Las dos hembras que son los extremos que han de formar parte del mismo cuerpo, su tapa y fondo, y que serán siempre dos polos irreconciliables.

 

Sigue leyendo

La consigna

Por Denis Fortun
 
El profesor de Marxismo llegó ese día al aula con visible agotamiento, preocupado y, como siempre, después de sus matinales saludos, se empinó hasta el borde superior de la pizarra para escribir en letras mayúsculas su consigna: LA PATRIA PARA LOS TRABAJADORES. Tiempos difíciles, de compromisos, donde los enemigos del gran pueblo provocaban nuevamente, por lo que tenían lugar espontáneos y enardecidos mítines para defender las conquistas de la obra: fuerza que obligaba a los traidores a marcharse del país y en las formas más increíbles. Por supuesto, a los jóvenes se les exigía un pensamiento monolítico, radical; el profe… no cejaba entonces en su empeño de recordarle a sus muchachos del curso de Trabajadores Sanitarios, ejército de epidemiólogos que habrían de salvar al país de las enfermedades que enviaba el enemigo, quienes eran los verdaderos propietarios de la patria; sus “muchachos”, como él les decía en lo que a su relajado rostro asomaba una sospechosa sonrisa. Jóvenes a los que él se obstinaba en darles lo mejor, aún cuando tuviese que tropezarse con algún ingrato que no entendiese su amor para con su profesión y ellos mismos: mancebos descarriados en su mayoría que él gustoso iba a redimirlos, y que cuales Apolos perdidos en medio de una Troya sitiada, él consideraba que los debía salvar con su consigna, la que en fin de cuentas, cada mañana repetía y hasta la imaginaba como su modesta bandera.

Sigue leyendo

Novia política

Por Denis Fortun
 
Eso cuesta dinero, mucho dinero, y cuando quieres traer a alguien por la frontera, has de pagar por adelantado. Si no pagas, no pasa. Y lo peor, si no logras que se de el “brinco” como esperabas y, es asimismo por “causas ajenas” por lo que se jode todo, como fue nuestro caso al quitarle los oficiales de la aduana el pasaporte en el aeropuerto de Boyeros cuando lo del viaje a México, desde luego que perdiste “los dórales”, como dicen los guajiros de allá, sin caballos siquiera para tejer leyendas o comérselos.
 
Por eso vino lo de casarse con un preso político, del que supe más tarde, sus delitos contra “La Corona” se resumían en dos y los americanos le reconocían nada más el primero, que sucedió una noche en que el tipo, estando bien jalao en medio de un tremendo de apagón, en la misma puerta de su casa se cagó literalmente y a todo pecho en la madre de Fidel; sin mencionar apellidos, por lo que en el juicio su abogado, el Dr. Pinito Vela, aclaró que se refería al actor Pérez Michel. Una actitud que él, como jurisprudente formado por la revolución, reconocía que se trataba de un acto belicoso y en contra de las buenas maneras que nos enseña la moral socialista, pero que se justificaba por el viejo trauma que le había provocado el artista a muchos niños en la época en que se transmitía las aventuras de El Jaguar, que dicho sea de paso, a su defendido le afectó doblemente porque el pobre pequeño veía los episodios en casa de un vecino que una vez intentó “molestarlo” al aprovecharse este pedófilo, que se ocultaba en la fachada de un buen revolucionario, de que la pobre criatura no tuviera televisor en su casa.
 
Recuerdo que, en medio de sus nuevos preparativos, a mis espalda casi todos, un día recibí un correo de Yunisleydis después de hablarnos por teléfono 24 horas antes, explicándome ella de manera más detallada lo que no pude entender por esa paranoia que siente al saberse escuchada.
 
Sigue leyendo
  • Crónicas de mi alrededor… y otros cuentos

  • Denis Fortun

  • Crónicas de mi Alrededor, es una página en la que únicamente publico cuentos, fragmentos de mi novela inédita y, por supuesto, crónicas de lo que me sucede y vale la pena escribirse, o que me ha sucedido hace ya tiempo. Es un espacio sólo dedicado, por decirlo de alguna manera, a la narrativa, el que espero que usted al leerlo lo disfrute. Gracias
  • directorio de blogs
  • Sunrise at Hunts Mesa

    DC story ideas #1: "Justice League Extinction"

    Unexpected...  Mineral Creek Falls, San Juan Mountains, Colorado

    Acqua Alta

    Triumphant - DOC - B29

    Dawn....Old Colwyn.

    Autobahn A113

    Perché [ Empuse ]

    Jump For Joy

    Lovely morning at the lake

    Más fotos