Novia política

Por Denis Fortun
 
Eso cuesta dinero, mucho dinero, y cuando quieres traer a alguien por la frontera, has de pagar por adelantado. Si no pagas, no pasa. Y lo peor, si no logras que se de el “brinco” como esperabas y, es asimismo por “causas ajenas” por lo que se jode todo, como fue nuestro caso al quitarle los oficiales de la aduana el pasaporte en el aeropuerto de Boyeros cuando lo del viaje a México, desde luego que perdiste “los dórales”, como dicen los guajiros de allá, sin caballos siquiera para tejer leyendas o comérselos.
 
Por eso vino lo de casarse con un preso político, del que supe más tarde, sus delitos contra “La Corona” se resumían en dos y los americanos le reconocían nada más el primero, que sucedió una noche en que el tipo, estando bien jalao en medio de un tremendo de apagón, en la misma puerta de su casa se cagó literalmente y a todo pecho en la madre de Fidel; sin mencionar apellidos, por lo que en el juicio su abogado, el Dr. Pinito Vela, aclaró que se refería al actor Pérez Michel. Una actitud que él, como jurisprudente formado por la revolución, reconocía que se trataba de un acto belicoso y en contra de las buenas maneras que nos enseña la moral socialista, pero que se justificaba por el viejo trauma que le había provocado el artista a muchos niños en la época en que se transmitía las aventuras de El Jaguar, que dicho sea de paso, a su defendido le afectó doblemente porque el pobre pequeño veía los episodios en casa de un vecino que una vez intentó “molestarlo” al aprovecharse este pedófilo, que se ocultaba en la fachada de un buen revolucionario, de que la pobre criatura no tuviera televisor en su casa.
 
Recuerdo que, en medio de sus nuevos preparativos, a mis espalda casi todos, un día recibí un correo de Yunisleydis después de hablarnos por teléfono 24 horas antes, explicándome ella de manera más detallada lo que no pude entender por esa paranoia que siente al saberse escuchada.
 
Mi vida, conseguí otro tiempito en Internet. Por teléfono es imposible comunicarnos sin correr el riesgo de que nos “registren” verbalmente, y cuando por fin, hoy por la mañana, iba a mandarte un correo aclaratorio desde la oficina de Mayita en el Poder Popular, se cayó la página y por eso te escribo nuevamente, ya tarde, desde otro lugar que no puedo mencionarte .
 
Primero: la madre del hombre asegura que él tiene un documento de la Oficina de Intereses donde le comunican que fue aprobado como refugiado político y que está pendiente a que lo citen, pero lo recibió en medio de la otra condena que está cumpliendo ahora. La señora me dice que de las dos, los americanos sólo reconocen la primera, pero ella no me quiere decir cual fue la segunda causa y alega que puede comprometer a otros “patriotas”. Te confieso que la  “denominación” de patriota no me resulta creíble en esta gente. Pero qué carajo me importa si lo son o no con tal de que me pueda ir; a estas altura lo que menos me interesa es esta patria que nos chupa a todos cual sanguijuela gigante.
 
Segundo: la señora jura que estaban buscando a una persona decente para casarse y de probada lealtad por la libertad de Cuba. Por lo que ha sido han sido muy cuidadosos al escoger a la “esposa” pues ella no quiere que se aprovechen de él, y menos de la causa. Cuando se enteró quién era yo, lo que me había pasado, y quién era además mi marido, amigo nada más y nada menos que de Sindulfo Samar, por supuesto que podían confiar sin duda alguna. Lo que para casarme con su hijo debo pagarle once mil chavitos.
 
Tercero: los primeros cinco mil quinientos, se le entregarían a ella cuando fuese oficial y legal el anillo, que además tú debes mandarme el juego, y preferiblemente de oro porque me asegura que los americanos se fijan mucho en esos detallitos. La otra mitad se la daríamos cuando yo te diese un sonoro beso en Miami.
 
Cuarto: yo le dije que no iba a hacer nada sin consultar antes a un abogado y que el dinero se le entregaría con este delante como si fuera un préstamo, por un tiempo determinado, para la construcción de una casa en Cumanayagua. Y en caso de que no me aceptaran los americanos, ella me iba a devolver todo aunque él estuviese aprobado definitivamente; la mujer estuvo de acuerdo. Yo pienso que así hay más garantías para las dos partes ¡¿No?! No sé.
 
Quinto: dice que su hijo estará encerrado hasta el 2010 y yo no tengo forma de averiguar por acá, si en caso de que le llegue la citación de la Oficina y él no tenga pase, si yo puedo presentarme a su nombre y como su esposa; por eso quiero indagues con Sindulfo y sus amigos si puedo pasar así las Santas Rejas del Vedado, yo sola.
 
Sexto: me  asegura la vieja que con “influencias” se puede conseguir un cambio de medida para su hijito (que todavía no le toca, pero que ella sabe que Sindulfo y tú son amigos cercanos de Pinito Vela y que con un buen abogado y cuatro pesos duros aquí baila hasta el “monolazo“). Eso le garantizaría a él poder estar fuera para asistir a la entrevista personalmente conmigo, aunque después no pueda irse por la otra condena. ¡Ah! Y que no me olvidase de que lleváramos los anillos de oro puesto (me dijo también que cuanto la gustaría una cadenita con la imagen de un santo para el muchacho, pero yo me hice la que no oí nada) para que a la hora de la entrevista no sospechasen. Pero sobre todo, ella quiere que ser la primera en salir de aquí para que cuando yo llegue allá, tener la certeza de que le pagasen la otra parte, y su hijo aquí, mantenerse con su caso abierto
Séptimo: los trámites del casamiento se pueden hacer en la “Beca de Ariza”. Sin embargo, sería mejor si se le consiguiese un pase con Pinito Vela, para así, de paso, ellos tomarse unas cervecitas y hasta que su hijo pueda bailar conmigo una piececita, celebrando el matrimonio (yo no le dije que no para no contrariarla, pero que no se pasen conmigo, que les doy a los dos una patada en el culo y me voy por balsa). De todas formas, yo prefiero que no sea dentro de la “beca”, pero a estas alturas me da lo mismo el lomo de un caballo que el de un perro. En lo personal, no creo haya muchas posibilidades de que les parezca cierta a los “rubios” la historia, porque por las fotos que he visto del sujeto, es un poco menor que yo, además de ser bajito; así que imagínate, parecería yo su madre y no la mujer (para la entrevista me tienes que mandar una ropita linda y unas cremas con perfumes a ver si dando la impresión de ser una mujercita que se desenvuelve en veleidades y consumo, les da eso una apariencia diferente a lo que soy en realidad. Mi vida eso es jarana. Hasta encuera y descalza iría a la entrevista). De todas forma, haz las averiguaciones con Sindulfo y llámame a casa de mi tía el Sábado por la noche y dime rápido, que  la “patriota” necesita una respuesta enseguida porque tiene otras proposiciones a considerar.
 

 

Anuncios

1 comentario

  1. Como cuestan esas jevitas politicas. Muy bueno.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Crónicas de mi alrededor… y otros cuentos

  • Denis Fortun

  • Crónicas de mi Alrededor, es una página en la que únicamente publico cuentos, fragmentos de mi novela inédita y, por supuesto, crónicas de lo que me sucede y vale la pena escribirse, o que me ha sucedido hace ya tiempo. Es un espacio sólo dedicado, por decirlo de alguna manera, a la narrativa, el que espero que usted al leerlo lo disfrute. Gracias
  • directorio de blogs